Oxford

Skip to main content
  • Logo Colegio Oxford
Comunicados COVID-19
¿Quiénes Somos? » Educación diferenciada

Educación diferenciada

Elegir una escuela de educación diferenciada o mixta, ha constituido uno de los grandes debates al elegir la escuela para los hijos. Desde hace tiempo estudios científicos hablan sobre las ventajas de ambos sistemas y las mejores formas de potenciar el aprendizaje. Los colegios de la Red Semper Altius se han caracterizado por ofrecer educación diferenciada tomando en cuenta las diferencias psicológicas y pedagógicas entre niños y niñas.

 

Seguimos convencidos de que la educación diferenciada dentro del salón de clases, es el mejor camino para potenciar al máximo las capacidades cognitivas y el desarrollo académico de nuestros alumnos, adaptando las estrategias pedagógicas a partir de los intereses y características psicoafectivas de los alumnos.

 

Niños y niñas son diferentes en su modo de aprender, percibir, sentir, socializarse y comunicarse. Lo esencial a la educación diferenciada es utilizar un estilo pedagógico adaptado a cada sexo con el fin de aprovechar mejor sus cualidades diferenciales y garantizar así una verdadera igualdad de oportunidades. Los resultados formativos que buscamos implica mucho más que separar a hombres y mujeres en espacios distintos, pues, en determinadas circunstancias, puede ser mucho más enriquecedor juntar ambos sexos si existe una intencionalidad formativa que así lo exija.

 

Por esta razón, en el Oxford se mantiene la educación diferenciada (niños y niñas en aulas y secciones separadas) durante la primaria y la secundaria. En la preparatoria los grupos se encuentran en un mismo edificio para convivir en ambientes mixtos, lo que permite una mejor preparación para la vida universitaria y la madurez individual.

 

DIAMOND MODEL EDGE

El Diamond Model Edge, expone que la enseñanza de un sólo sexo es más beneficiosa en ciertas etapas que en otras.

 

Preescolar: Las diferencias en el desarrollo no son tan significativas, por ello se recomienda que los niños y las niñas convivan en un ambiente mixto tanto dentro como fuera del salón de clases para lograr un mejor desarrollo psicomotriz y de su identidad. 

 

Primaria y Secundaria: En estas etapas se sugiere que la enseñanza se divida por sexo, ya que los patrones y ritmos del desarrollo neuropsicológico en estas edades presentan diferencias significativas.

 

Bachillerato: Ya que las diferencias en el desarrollo de niñas y niños empiezan a igualarse en esta etapa, se busca incrementar la interacción académica para consolidar la formación integral de los alumnos, preparándolos para la vida universitaria y la madurez individual.